Skip to content

BIOGRAFIA

Chinoy, uno de los más singulares músicos de Chile. Con una amplia trayectoria dentro del rock y la música popular contemporánea, ha dado conciertos y recitales en América Latina, Europa y Asia.

Desde muy joven y con su primer formación Don Nadie comienza a tocar en todo el espectro de lugares de la provincia de San Antonio y es uno de los referentes del Punk Rock de esos años, en los que además de liberar un primer registro (1998), telonea a Fiskales Ad Hok, Terror Policial, y es invitado a Argentina por la banda Loquero. Más adelante inicia sus estudios musicales en el puerto vecino de Valparaíso, que pronto decide abandonar para volver a dedicarse a la música de manera autodidacta en el año 2007. Se establece definitivamente en la ciudad y comienza a trabajar como músico estable en bares y locales míticos, y durante algún tiempo aprovecha su anonimato para madurar un estilo que se intuía ya como extraordinario, “puerto de llamas, de la bulla, de la nube colorada, subo en bajada, se ve lo que se ve”. Su constante rodar por distintos espacios y la potencia de su performance le significó ser reseñado en la Revista Rolling Stone, sin editar un disco aún, como parte de lo más destacado del 2007, lo que se suma a una serie de apariciones en grandes medios de comunicación.El mito señalaba cada vez más aquella sensación prodigiosa de oír a Chinoy.

Su propuesta no tardó en cautivar un público de gran diversidad que proclamó a viva voz la grabación de su primer disco de estudio “Que salgan los dragone”, y donde ya se aprecia, no solo de la belleza de un timbre audaz, sino la amplitud poética y la singularidad en el tratamiento de la guitarra.

El joven cantor seguía deambulando por la bohemia sobrepasado de canciones que tocaría sorpresivamente para sus oyentes (Klara, Vamos los dos, Plata pa pan). Un segundo disco se produce a Teatro lleno en el Festival del Centro de Colombia, “Chinoy en Bogotá” y luego el tercero llega en el 2015 bajo el título “De Loco Medieval”, en formato eléctrico, donde nuevamente destaca su impecable lírica, en una interrogante individual y colectiva del drama humano.

En paralelo a la música, y con vehemencia expresionista, Chinoy se ha desarrollado como pintor. A partir del 2014, hasta el presente, realiza exposiciones itinerantes a lo largo de todo Chile, la ExpoChinoy una muestra vital del espontáneo artista. Su veta pictórica se revela en nuevas piezas de renacimiento, “canciones hechas con colores y pinceles liquidados”. 

En el año 2017, nacen de él sus primeros libros poemarios, “Inspirón” y “Velocidad Crucero, Felicidad Lucero” y es invitado a la Feria del Libro del Zócalo en CDMX, al Festival Internacional de Poesía de Medellín, el Festival Internacional de Poesía de Córdoba, entre otras. Su capacidad de escritor nato 

da cuenta en él un poeta de profundo contenido, y sus letras han despertado la curiosidad de la academia, resultando en variados ensayos e investigaciones de su obra. En Agosto de 2019, publica su tercer libro “Venusterio”, y en el 2020 tras el primer año de confinamiento saca “Pandemonium, un relato íntimo y universal sobre la controvertida hora que vive el planeta. 

Este particular año culmina con el lanzamiento de su esperado cuarto disco “Saliendo del Otro”, placa producida en Berlín por el músico y figura alemana Rod Gonzalez, que tuvo una gran recepción en plataformas, entrando en listas de Spotify como Indie Chile, Novedades Viernes, Novedades Indie, Neon, Los 2000 Chile, entre otras.

El año más productivo de Chinoy es sin duda, el 2021, con tres atípicos lanzamientos de álbums. El primero en julio “Valpo lo hizo Cantar”, un disco doble que contiene las veinte canciones más representativas de sus comienzos, como Valpolohizo, Vamos los dos, Plata pa pan, entre otras. Trabajo grabado y producido completamente en homestudio por Chinoy. Un poco más de un mes después se anuncia sorpresivamente el EP de seis temas: “Chinoy: Colección Ensamble MusicActual”, Vesión de Cámara, grabado en vivo en la Universidad San Sebastián. La última novedad sonora y literaria del año llegaría con Venusterio, el álbum más conceptual y voluptuoso en arreglos, a la vez que sofisticado y desgarrador. La producción musical completa estuvo a cargo del músico nacional, multi-instrumentista, compositor e investigador, Rodrigo Aros, y cuenta con dos canciones en colaboración, una de ellas junto al reconocido cantautor argentino Lisandro Aristimuño y la otra con el destacado e influyente músico nacional “Macha” (Chico Trujillo, La Floripondio, Bloque Depresivo).